A la hora de decorar una casa o local por dentro es muy importante elegir con acierto los materiales. De ellos conseguiremos una determinada función y daremos protagonismo a determinadas zonas. Bien como un simple elemento decorativo o para conseguir cierta funcionalidad con su aplicación.

En cualquier proyecto de interiorismo es frecuente encontrar los siguientes tipos de material:

Madera

Tanto para mobiliario y accesorios, como para los suelos. Destaca por su durabilidad y versatilidad con gran cantidad de maderas.

Piedra

Elegida sobre todo para las paredes, las escaleras y las chimeneas. Sin duda, el efecto que aporta es de un estilo rústico, cálido y acogedor.

Hormigón

Es muy común la utilización de este material para colocar estructuras como columnas, en el pavimento o a través de paneles en paredes. Así, se genera un efecto industrial. Son muchas las ventajas del hormigón: gran dureza, porosidad, fácil limpieza, seguridad y buen conductor del calor.

Cristal

Se adapta a cualquier decoración por ser muy versátil. No solo para las ventanas, sino en paredes o mobiliario. Su luminosidad es el punto a favor dando sensación de amplitud.

Cerámica y acero inoxidable

Otro de los materiales que encaja a la perfección con todos los estilos decorativos es la cerámica. Por su parte, el acero inoxidable se caracteriza por su alta pureza y resistencia ante la corrosión.

Nuevos materiales

Actualmente se están incorporando con fuerza al mundo del interiorismo las fibras sintéticas, el compac, el corian, el DM, el laminado, el poliespan o el polipropileno.

Fuente: unCOMO