Estamos pensando en hacer una reforma en nuestro hogar y nos tiemblan las canillas sólo de pensarlo. Para colmo, nuestro mejor amigo (que conoce nuestras intenciones) nos ha enviado un viejo DVD con la comedia romántica: Esta casa es una ruina, del director Richard Benjamín (1986), y acabamos de desistir: podremos aguantar unos años más con ese viejo suelo desgastado, las ventanas con corrientes de aire o las tuberías haciendo ruido un par de lustros más.

Si nuestra cabeza ya pensaba en un montón de cosas que podían salir mal en una reforma, el visionado de la película ha añadido las que faltaban. Puedes empezar a llorar y no parar hasta que la reforma acabe. Pero no tiene por qué ser así. Contactar con unos profesionales experimentados puede ser la diferencia entre una experiencia gratificante o el mayor de los desastres.

Consejos

Te contamos qué debes tener en cuenta para que tu reforma no se convierta en una pesadilla.

  1. Pensar en todos los detalles, la toma de decisiones sobre la marcha no es la mejor opción.
  2. Pedir un presupuesto realista, tenerlo por escrito y sellado antes de comenzar la reforma. Es una manera de evitar que la reforma se encarezca por encima de nuestras posibilidades.
  3. Antes de iniciar las obras, tener los permisos pertinentes, conocer qué requisitos debemos cumplir e informarnos de las subvenciones a las que podemos optar. Esto nos ahorrará muchísimos disgustos.
  4. Preparar la casa para la obra. Guardas objetos y muebles que se puedan dañar, y proteger todas las zonas que no se vayan a reformar (tapándolas con cartón o incluso sellándolas)
  5. Anticipar qué profesionales van a estar en la obra, cuántos, qué horario van a tener y qué días trabajarán. De esa forma podrás organizarte para no molestar, estar al tanto de los avances y sobre todo disfrutar de tiempo en tu casa, para ti solo.
  6. Poner la obra en conocimiento de la comunidad de propietarios e intentar molestar lo menos posible es también muy importante si no queremos acabar siendo imagen de otra famosa película con saga incluida: Malditos vecinos (de Nicholas Stoller, 2014)

Siguiendo todas estas premisas la reforma acabará mucho antes de lo que pensabas y desde luego habrá merecido la pena. Una de las formas más sencillas de llevarla a cabo es confiar en: https://grupopele.com.

No sabemos si la reforma llegará a hacer de tu casa el hogar en el que Tom Hanks captura el corazón de Meg Ryan a través de un programa de llamadas en antena, en Algo para recordar (de Nora Ephron, 1993), pero intentaremos que la experiencia sea perfecta.