Tras dos ejercicios de caída parece que la industria cementera de España vuelve a salir a flote. Así se prevé por el aumento de consumo de cemento en 2017 con un 11% más. La promoción de nuevas viviendas y las exportaciones son las principales causas de este crecimiento. Durante el año pasado se alcanzó un volumen de 12,3 millones de toneladas según datos de Oficemen.

Recuperación

La patronal de las cementeras espera que la tendencia de este año siga en alza. De esta forma se confía en que el sector del cemento se recupere con mayor demanda de este material. Este 2018 el consumo podría aumentar hasta el 12% con 13,7 millones de toneladas.

Sin embargo, Oficemen apunta que aún se está lejos de las cifras anteriores a la crisis cuando en 2006 y 2007 se llegó a los 56 millones de toneladas. Por aquel entonces se registraron los máximos históricos. Ahora los datos son similares a los de la década de los sesenta.

Descenso

La obra pública es el principal demandante de este material de construcción, pero también es uno de los sectores con más bajada en el número de toneladas de cemento.

En lo referente a las exportaciones, también ha habido una caída. España vendió a otros países 9 millones de toneladas de cemento, lo que supone un 10% menos que el año anterior. Se trata de una de las bajadas más abruptas en los últimos siete años. A pesar de esto, el país español es el primer exportador de cemento de la UE y el octavo a escala mundial.

Fuente: EL PAÍS