El gran desembolso que pueden suponer las reformas es uno de los mayores inconvenientes a la hora de realizar una remodelación en el hogar. Sin embargo, muchas veces no hace falta disponer de un gran presupuesto para modernizar una vivienda. Otro caso sería una casa antigua en la que son necesarios todos los arreglos.

Para reformar sin hacer un excesivo desembolso de dinero se puede optar por:

Pintar

Se consiguen nuevos ambientes a la vez que se desinfecta eliminando olores incrustados como los del tabaco.

Cambiar el suelo

La alternativa más económica es poner el nuevo revestimiento por encima del antiguo. Si se evitan las obras, los costes son mucho más baratos.

Tirar un tabique

Con el fin de ganar amplitud quitar tabiques es de las obras más sencillas y con buena relación calidad-precio. No requiere casi inversión y transforma un espacio ganando en luz natural y conectando estancias.

Remodelar la cocina

Es una de las partes más importantes de la casa por lo que hay que cuidar su estética. Evitar desperfectos y hacer cambios en los tiradores y puertas, cortinas o pintar los azulejos suelen ser las ideas menos costosas.

Modificar la decoración

Colores neutros y muebles básicos son los mejores aliados cuando se desea conjugar estética y funcionalidad. Pedir asesoramiento a especialistas en interiorismo para acertar con el mobiliario y demás elementos decorativos es clave para no encarecer una reforma.

Fuente: infoconstruccion.es