A la hora de hacer reformas o decorar un determinado inmueble es recomendable confiar en un profesional. Lo es porque habrá más garantías de que el resultado sea el esperado y encontremos la mejor solución para nuestras necesidades. Para la decoración de interiores está la figura del interiorista que será el encargado de:

  • Ofrecer un asesoramiento integral.
  • Gestionar todo el proceso: desde la idea del inicio a la ejecución final del proyecto.
  • Estudiará cada detalle para lograr el mejor acabado. Un decorador sabe combinar a la perfección: espacio, material y mobiliario.

 Aspectos para aclarar

Antes de empezar con cualquier obra es importante hablar con el interiorista sobre:

  • El método de trabajo que se utilizará y deja claro cuál será la forma de contacto para comunicaros cada cierto tiempo.
  • Los proyectos anteriores para tener una idea de los resultados y sacar ideas.
  • El presupuesto para saber la cantidad que se puede gastar y establecer prioridades. Es conveniente pedir un desglose de gastos para saber el coste de gestiones, materiales, mano de obra…
  • El servicio ofrecido ya que hay interioristas que se encargan también de comprar, recibir y supervisar todo el mobiliario.
  • La duración de las obras. No obstante, siempre hay que contar con los imprevistos.
  • El equipo humano que participará en los trabajos. Deber ser multidisciplinar: fontanero, carpintero, electricista, pintor.
  • Las garantías al finalizar la reforma ya que siempre puede hacer falta algún retoque o cambio.

Contratar a un profesional nos ayudará en cierto modo a ahorrar tiempo y dinero porque se evitará tener que cambiar de opinión durante la reforma o posibles errores.

Un buen trabajo de reforma lleva unido un buen proyecto de interiorismo. Grupo Pelé destaca por elaborar completos proyectos de interiorismo de diseño e interiorismo de lujo.